CUENTA DE INGRESO

Un año trabajando desde casa, ¿qué hemos aprendido?

Ha pasado un año desde que el COVID-19 cambiara nuestras vidas y los responsables de TI tuvieran que adaptar nuestras oficinas al trabajo en casa debido a la contingencia.

Los altos funcionarios de las empresas solicitaron este cambio con gran urgencia y sin comprometer la seguridad.

Así fue como los profesionales de TI cobraron un protagonismo indeseado.

Y es que los administradores de TI son lo que los árbitros para el fútbol: pasan completamente desapercibidos mientras todo va bien, pero su trabajo es verdaderamente complicado.

¿Qué aprendizaje dejó el teletrabajo en este año?

Mantener la seguridad en una crisis

En muchos lugares de trabajo no se hicieron las cosas bien con las prisas de instaurar un plan de teletrabajo para todos los empleados.

¿Se aplicó correctamente la política prevista en todos los casos? Lamentablemente, no había tiempo de comprobarlo.

Evidentemente, no.

Gran parte del trabajo desde la conmoción inicial ha consistido en subsanar los problemas, especialmente desde el punto de vista de la seguridad.

La pandemia brindó una oportunidad única para que los hackers y estafadores aprovechen un mayor número de vulnerabilidades, por lo que las empresas han emprendido una carrera contrarreloj para reforzar sus brechas de seguridad lo mejor posible.

La migración de la década anterior a la nube, por una cuestión de comodidad y eficiencia, se convirtió de repente en una necesidad.

Los administradores de redes ya no podían garantizar el acceso a los servidores locales: necesitaban urgentemente una solución que pudiera aplicarse a través de Internet.

Muchas empresas pequeñas se encontraron con que sus sistemas de gestión de incidencias necesitaban una rápida actualización, por lo que el control remoto de escritorios se convirtió en una herramienta clave.

Del mismo modo, las oficinas que antes no consideraban la gestión del inventario como un aspecto importante, no tenían medios para saber dónde estaba cada dispositivo y qué recursos había disponibles.

Facilidad y flexibilidad

Para muchos responsables de TI, mantener actualizado el software, responder a los incidentes y proteger todos los dispositivos de virus, ha sido muy difícil.

Para otros que ya contaban con una gestión de terminales basada en la nube, el cambio al teletrabajo no hizo ninguna diferencia.

Así fue como nuestros clientes de Deep Freeze Cloud realizaron una transición transparente y segura. Además de haber gestionado de forma sencilla todas sus computadoras desde una consola intuitiva.

Alfredo Cole, responsable de TI en The Mayan School, describe su experiencia durante el último año:

Nuestro mayor desafío era controlar el trabajo remoto, evitar cambios no autorizados y minimizar el tiempo de inactividad ocasionado por ejecutables, malware y virus.

Si no hubiéramos gestionado nuestros equipos con Faronics Cloud, mi personal seguramente habría aumentado de 4 a 12 personas, estaríamos lidiando con problemas de 8:00 a 17:00 y seguiría careciendo del personal necesario.

Los problemas se repetirían una y otra vez, y el nivel de satisfacción de los usuarios finales sería sumamente bajo.

Faronics Cloud demostró ser una solución sólida y fiable, con un equipo dispuesto a colaborar siempre que fuera necesario. La relación cliente-proveedor ha sido muy estrecha y satisfactoria.

Más información

Para obtener más información sobre cómo los clientes de Faronics han gestionado su infraestructura de TI durante el último año, regístrese en nuestro seminario web.

SOBRE EL AUTOR
Avatar photo

Tom Guy

Tom Guy está en el equipo de producto de Faronics, con sede en el Reino Unido, y ha creado software durante una década. Cuando no trabaja en tecnología, se le puede encontrar mirando al Everton o paseando a Eric, su golden retriever.

Contáctenos